Bebidas

La esencia de las bebidas se mezclan para adentrarte a un nuevo mundo. Desde el whisky hasta la ginebra, inicia un recorrido que será el comienzo de infinitas e inolvidables historias.

Tequila

El tequila es el destilado mexicano por excelencia, es la esencia del corazón del agave azul. Su rico y sofisticado sabor deja una huella en el paladar. Este destilado es tan único, que define a toda una categoría.


Al poseer una denominación de origen, solo ciertas zonas de 5 estados de México (Jalisco, Nayarit, Guanajuato, Michoacán y Tamaulipas) pueden producir tequila. Por regla, además del origen, para ser considerado tequila, la bebida debe contener al menos un 51% de agave. Las marcas premium de tequila son 100% de agave, es decir, no se le adicionan azúcares durante la producción.

Un agave azul tarda de 8 a 12 años para madurar, una vez en ese punto es jimado, la piña del agave es cocida y trozada para generar un mosto que se fermenta y destila para obtener el producto. Posterior a la destilación, el tequila se puede añejar en barricas de roble americano, y dependiendo del tiempo de añejamiento, el tequila se divide en tequila blanco (menor de dos meses de añejamiento), tequila reposado (entre 2 y 12 meses), tequila añejo (entre 1 y 3 años).

El tequila era desconocido fuera de México hasta inicios del siglo XX, momento en el que se popularizó en cócteles como Margarita o Paloma. Actualmente, esta bebida también se disfruta en Bloody Mary y Tequila Sunrise, aunque también puede apreciarse solo o en las rocas.

Don Julio Blanco

Don Julio Blanco

Usando el más fino agave y un proceso de destilación cuidadoso, Don Julio Blanco es el tequila en su estado más puro. Su sabor, ligeramente dulce, limpio y seco, resulta excelente para disfrutar en cualquier ocasión, además de ser una magnífica base para bebidas con tequila.


Todo inició en 1942, cuando Don Julio González comenzó su recorrido tequilero en Atotonilco, Jalisco. Originalmente producido en pequeños lotes para disfrutar con familia y amigos, la calidad, el sabor y el proceso artesanal de Don Julio pronto se expandieron por todo México, convirtiéndose en el primer tequila premium del mundo.


Don Julio Blanco es la base de la que derivan todas las demás variantes. Comúnmente referido como tequila “plateado”, del que resaltan el sabor del agave con una mezcla de notas cítricas, se convirtió en un esencial componente para una variedad de bebidas innovadoras. También se puede disfrutar neat, en las rocas o en cualquier delicioso coctel.

Don Julio Reposado

Don Julio Reposado

Añejado durante ocho meses en barricas de roble americano, el Tequila Don Julio Reposado, se tiñe de un color ámbar con destellos dorados, con una intensa nota final. Es la esencia pura del tequila añejado en barrica. Un tequila con carácter para ser añadido en coctelería.


Por su delicado aroma con ligeras notas de limón y capas especiadas con un toque de frutas maduras; y su sabor, con tonos elegantes de chocolate amargo, frutos secos y vainilla, Don Julio Reposado es ideal para disfrutar en cócteles o en las rocas.

Don Julio Añejo

Don Julio Añejo

Don Julio Añejo es el resultado de 18 meses de reposo en barricas de roble blanco americano. Es el testimonio de la perfecta creación artesanal de tequila con sabores maduros y supremos. Su sabor es el equilibrio ideal entre agave, madera y destellos de vainilla, imprescindible a la hora de celebrar ocasiones exclusivas.


Su tono ámbar claro, su aroma que desprende esencias de lima y mandarina acarameladas y su sabor robusto y complejo, son una fusión entre agave cocido, miel silvestre y caramelo fundido en madera de roble. Todos elementos prometen seducir a cualquier amante del tequila.

Don Julio 70

Don Julio 70

Utilizando agave azul como base, la casa Don Julio ha creado el primer añejo cristalino en el mundo; la culminación de 70 años de conocimiento, experiencia e innovación tequilera. Don Julio 70 Añejo Cristalino combina la suavidad del tequila blanco con la complejidad del añejo, dando como resultado la mezcla perfecta para ofrecer una experiencia de tequila única.


Después de 18 meses de reposo en barricas de roble blanco americano, se filtra utilizando campos electromagnéticos, para conseguir un acabado cristalino único. Al degustarlo, se siente una suave esencia con toques de vainilla, miel y roble tostado, mientras se percibe un fresco olor a cítricos, característico del tequila blanco. Su cálido sabor es ideal para disfrutarse en las rocas.

Don Julio 1942

Don Julio 1942

De limitada producción y añejado como mínimo durante 30 meses, el emblemático Don Julio 1942 es la opción elegida por los expertos. Su textura de carácter suave y el sutil olor a chocolate que acompañan cada gota, lo hacen ideal para disfrutarse en una copa de coñac en momentos especiales.


Don Julio 1942 se produce como tributo al año en que Don Julio González comenzó su travesía por la producción del tequila y desde hace 65 años, se elabora de la misma manera. El sabor del agave tostado, junto con las notas de vainilla acaramelada y el cálido roble, inundan el paladar de sabores únicos e intensos.